Hace casi 3 años, el sector náutico se paró. La crisis sanitaria originada por la Covid-19 y las medidas para frenarla, hicieron echar el freno a uno de los sectores más importantes en el litoral andaluz. El sector náutico sufrió en 2020 los efectos de la pandemia, no obstante, la respuesta del turismo náutico nacional fue muy buena y permitió que la temporada fuera regular y similar a la de años anteriores, con leves caídas. El navegante habitual, y los nuevos, vieron la náutica como una opción segura para disfrutar de las vacaciones, según recoge la Asociación de Puertos Deportivos y Turísticos de Andalucía ‘Marinas de Andalucía’.

 

La navegación permite extender el hogar a las olas del mar. Olvidar todas las preocupaciones y riesgos de posibles contagios de Coronavirus y además hacer turismo en familia. Navegar es una de las actividades que se puede practicar de forma segura y sin necesidad de tener contacto con personas, fuera de las aglomeraciones. Basta con coger el coche, aparcar en el puerto y subir a la embarcación.

 

Además, desde el inicio de la pandemia, los puertos deportivos de Marinas de Andalucía adoptaron todas las medidas higiénico-sanitarias y de seguridad dictadas por las autoridades sanitarias. Contando incluso con una guía especial para la reducción del contagio por Covid-19 para las instalaciones náutico-deportivas y actividades náuticas. Como consecuencia, la mayoría de los puertos andaluces obtuvieron el distintivo ‘Andalucía Segura’. Una insignia que reconoce a todas las empresas que cumplen las medidas de seguridad frente al Covid-19. Lo que reafirma aún más la seguridad que ofrece este sector a los turistas.

 

Incluso, la náutica se puede convertir en una opción para teletrabajar y estudiar a distancia, y es que aquellos que solo dependen de un ordenador y conexión a internet, pueden montar su oficina o sala de estudio en el barco. Desde el confinamiento de la pasada primavera y durante todo el año 2020 han sido muchos los casos de familias que han pasado estas restricciones a bordo, tanto navegando como en su barco atracado en algunos de nuestros puertos asociados. Una manera muy distinta de afrontar las restricciones de movilidad.

 

“Los puertos deportivos demostramos en 2020 nuestra capacidad de supervivencia, haciendo todos los esfuerzos para reforzar nuestra seguridad y demostrar que el turismo náutico es un turismo seguro”, declara Manuel Jiménez, presidente de Marinas de Andalucía. Todo esto unido a las condiciones climatológicas que ofrecen los más de 800 kilómetros de costa andaluza, la gastronomía y la cultura, “hace que los puertos deportivos de nuestra comunidad tengan un valor añadido y sean navegables durante todo el año”