Menorca es una isla de contrastes, cuando visitas las calas del norte parece que has cambiado de isla en comparación con las calas del sur donde todo es claro, suave y armonioso.

El litoral del norte es más vertical con peñascos que sobresalen en el mar y pequeños islotes. Hay variedad de calas virgenes que debes conocer. Desde Cala tortuga en mahón hasta Algairens en Ciutadella. ¿Te apetece alquilar una lancha en menorca?

Estas son las 10 calas que te seducirán


1.-Cala Tortuga Recibe este nombre por las tortugas que hay en la laguna de Morella que está detrás de la playa. Es de arena clara, mar de un intenso color azul y poco profunda, ideal si vas con niños. Pero ten en cuenta que hay un trayecto de aproximadamente 40 minutos caminando, así que procura no ir en las horas de más calor y lleva agua para el camino.


2.-Cavalleria en Es Mercadal. Esta preciosa cala está rodeada por un paisaje rojizo, tierras arcillosas y rocas que se mezclan con el azul transparente del mar. Desde lo alto de las escaleras que bajan a la playa el paisaje es increíble. Se abarca una buena porción de la costa norte.


3.-Cala Pregonda también en el municipio de Es Mercadal, es una de las calas más bonitas que hemos visto. Su arena de un color dorado oscuro, sus aguas transparentes y las rocas que emergen en mitad del mar con formas caprichosas inspiraron las portadas de dos discos de Mike Olfield.


4.-Cala Pilar entre Ferreries y Ciutadella, de difícil acceso y de una belleza increíble con sus tonos rojizos, dorados y verdes. Antes de venir nos hemos asegurado de que no soplaba la tramontana porque esta cala está muy expuesta a este viento del norte.


5.-Playa de Algairens en Ciutadella. Estas maravillosas calas vírgenes, des Tancats y des Bot, se conocen en Menorca por el nombre de La Vall. El acceso es sencillo porque hay un aparcamiento a unos 500 metros de la primera playa que se hizo muy conocida por ser escenario de una parte del anuncio que Estrella Damm realizó en 2010.


6.-Cala Macarella Cerca de Ciutadella, rodeada de vegetación y de blancos acantilados con algunas cuevas prehistóricas. Llegamos a un aparcamiento público y desde allí caminamos unos 10 minutos hasta la playa. María iba delante y nos invitaba a apresurarnos para conocer, según ella, “el lugar más bonito del mundo”.


7.-Cala Turqueta. Tiene las aguas más azules que habíamos visto nunca. De color turquesa brillante. Una pequeña playa de arena clara y limpia entre acantilados de los que brota la vegetación culminando la sinfonía de colores de este paisaje. Parece un cuadro. El mar nos atrae, sobre todo porque hemos caminado 10 minutos desde el aparcamiento y hoy hace un día espléndido. Sol, calor, y un increíble mar azul. ¿Qué más podemos pedir? Pasamos una tarde muy divertida.


8.-Cala Mitjana n el segundo día de nuestras vacaciones. Muy cerca de Ferreries, con aparcamiento cercano y con un pequeño bosque que ofrece una cautivadora sombra. La arena suave y fina de colores claros se nos enreda en los pies. Aquí hemos encontrado un par de grupos de personas haciendo snorkel. Se ven muchos peces en el mar, sobre todo cerca de las rocas.
¡Y esta playa también tiene sorpresa!: su hermana Cala Mitjaneta, al oeste, una cala que parece de juguete. ¡Bellísima!


9.-Binigaus fue la primera parada. Paseamos por la playa, larga y estrecha, nadamos hasta un peñón que se alza en el mar no muy lejos de la orilla y descansamos un rato antes de coger el Camí de Cavalls para dirigirnos, entre el verde campo lleno de flores amarillas, y las paredes de piedra, hasta una pequeña y aislada cala.


10.-Cala Escorxada no había nadie, toda para nosotros solos. Nos imaginamos que estamos perdidos en una isla desierta y lo que haríamos para pedir auxilio y que nos ayuden a salir de allí. ¡Pero ninguno quería que nos encontraran!. Nos hubiésemos quedado a vivir allí, en plena naturaleza y con un mar tan transparente que, aunque el agua nos cubría hasta el cuello, podíamos vernos los dedos de los pies con mucha claridad.